Una pequeña ayuda para la limpieza del hogar

Estoy feliz. Acaba de entregarme el promotor de mi urbanización las llaves del piso que con tanta ilusión y tanto esfuerzo me he comprado. No puedo creerme que sea propietaria de mi propia vivienda, después de tantos años de alquiler. Lo tengo que cuidar muchísimo, lo voy a tener siempre impecable. Por ello, lo primero que hice fue realizar una búsqueda online para contratar una empresa de limpiezas, y me decanté por Limpieza a Domicilio Bilbao, una empresa de la capital vasca, mi ciudad, especializada en la limpieza de oficinas, despachos y el hogar, que se rige por tres principios básicos como son calidad, tranquilidad y seriedad. Y no pude tomar mejor decisión. Es una ayuda externa que recomiendo a todo el mundo, especialmente a la gente que trabaja y apenas tiene tiempo para dedicarse a su hogar o al ocio.

En Limpieza a Domicilio Bilbao apuestan por la calidad porque son conscientes de que además de limpiar hay que higienizar, y para que no exista contaminación cruzada utilizan para un uso específico una bayeta de un color concreto, además de unos productos de limpieza que cumplen con las normas de biodegradabilidad y con el reglamento técnico sanitario. Además, su personal se ocupa de todo con seriedad, son profesionales y cumplen con la puntualidad, confidencialidad, facturación, etc.

Una vez realizada una primera limpieza general de la casa, debemos intentar mantenerla en este estado. Una vivienda limpia y ordenada nos relaja y da tranquilidad en nuestro día a día. Para ello vamos a tener en cuenta unos pequeños consejos y trucos.

Consejos para mantener la casa reluciente tras una limpieza general

  • La cocina quizás sea la zona de la casa a la que más atención le tengamos que prestar, pues es complicada por sus manchas difíciles de eliminar como grasa, aceite, salsas, vertido de líquidos, etc. Elementos tan usuales en la cocina como el limón, el bicarbonato o el vinagre serán nuestros grandes aliados en la limpieza. Así para eliminar las manchas de grasa de la vitrocerámica podemos extender sobre ellas una pasta realizada a base de mezclar bicarbonato con vinagre, retirándola luego con una bayeta húmeda. Esta misma pasta nos puede servir para limpiar las manchas que se hayan podido producir en el horno.
  • Si algo acumula grasa en su interior es el extractor de humos de la cocina, y más concretamente su filtro, pues esa es su función. Eliminarla puede resultar sencillo si introducimos el filtro en un barreño que contenga agua hirviendo junto con una taza de bicarbonato de sodio, con esta mezcla enseguida veremos un antes y un después en el filtro.
  • Para mantener las tuberías de los desagües de la casa, y en especial las del fregadero, en perfecto estado se aconsejable verter un vaso de vinagre caliente con unas cucharadas de bicarbonato, dejándolo actuar toda la noche, a la mañana siguiente un poco de agua caliente arrastrará toda la suciedad.
  • El baño es una zona que necesita una limpieza muy escrupulosa que elimine los gérmenes que pudiese contener, sobre todo el inodoro, para ello mezclamos a partes iguales primero vinagre blanco y posteriormente le unimos bicarbonato sódico y dejamos actuar.
  • La madera, es un material vivo, por eso con el paso del tiempo se reseca, pierde su color natural, se desgasta, sufre arañazos, se mancha, etc. Por ello, si lo que necesitamos en un producto casero que nos ayude a mantener el suelo de parquet de nuestra casa limpio e impecable la solución es limpiarlo con un paño empapado en una mezcla de agua caliente con un buen chorro de vinagre, y dejarlo secar. Pero si lo que queremos es cuidar la madera, aportarle brillo y protegerla, podemos mezclar agua fría con aceite de almendras, y con un paño humedecido en esta mezcla fregar el suelo de parquet.

Espero que estos pequeños detalles os ayuden y hagan el día a día lo más llevadero posible.