Traducciones juradas oficiales. Exigibles en muchos centros de trabajo y universidades extranjeras

Traducciones juradas oficiales. Exigibles en muchos centros de trabajo y universidades extranjeras

Hoy, estudiar en el extranjero, es la oportunidad que están buscando much@s jóvenes, a fin de ampliar sus conocimientos de un segundo idioma, y aprender a convivir en un mundo multicultural. Es, sin duda, una experiencia única, que no tod@s l@s estudiantes tienen la suerte de vivir. Una aventura así, resulta cara, y sin beca, no está al alcance de todos los bolsillos. Pero, no se puede negar, que es la única forma de sumergirse en una cultura, en una lengua, y aprender de verdad.

Trabajar fuera de nuestras fronteras, es también la oportunidad soñada para muchas personas, que no encuentran, en este país, las ventajas laborales que ofrecen otros países, en su misma profesión. Este es el caso de científic@s, ingenier@s, informátic@s, etc… A pesar de que la demanda de profesionales en estos sectores, sigue siendo superior a la oferta, y que las posibilidades de paro son escasas, lo cierto, es que la mayoría aspira a salir de España, a países donde son más valorados, y sus sueldos, son bastante más altos.

Pues bien, en ambos casos, necesitaremos una traducción jurada. En muchos centros de trabajo o universidades extranjeras, pueden pedirnos la entrega de documentación oficial para hacer los trámites administrativos necesarios, traducidos a su propio idioma. Pero para traducir estos documentos oficiales no es posible solicitar los servicios de cualquier traductor. Debe hacerlo un traductor jurado acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

¿Qué es una traducción jurada?

Es la traducción de un documento legal a otro idioma. Es precisamente esta peculiaridad, su carácter oficial, el que exige que la traducción venga de una persona acreditada y avalada por la MAEC (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación). Además debe incluir el sello y firma del traductor más una acreditación de su carácter oficial. Esto le concede al documento traducido, carácter legal. Ninguna otra persona puede hacerlo, independientemente de su dominio de la lengua.

Las nuevas tecnologías, han conseguido facilitar el proceso de traducción, y ya no es necesario desplazarse a ningún lugar. Hoy es posible, hacerlo todo online. Entra en la web de Eikatrad, aquí ofrecen servicios de traducción jurada en los siguientes documentos: escrituras, poderes, certificados de matrimonio, partidas de nacimiento, títulos universitarios, sentencias, certificados de antecedentes penales, contratos. Por supuesto cuentan con traductores jurados reconocidos por el MAE. Eikatrad es una agencia de traducción en Barcelona que inició su actividad en el año  2008 y que cuenta con un gran equipo de traductores e intérpretes profesionales altamente cualificados, que ponen toda su experiencia y pasión en cada proyecto, para que cada traducción esté perfecta y totalmente adaptada al idioma y país donde va destinada.

Jti, es otra de estas empresas especializadas en traducciones juradas, ofreciendo un servicio de interpretación jurada de gran calidad y al mejor precio. Gracias a la dilatada experiencia de sus intérpretes jurados nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores conocen las distintas áreas de especialización de la interpretación jurada, siendo a día de hoy, una empresa de referencia, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Traducción jurada VS traducción simple

La traducción jurada, tiene carácter oficial, y la realiza un/a traductor/a nombrad@ por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Presenta un formato especial, que incluye la certificación del MAE y la firma y el sello de la persona que la traduce, previamente acreditada para ello. Tanto la información, como los elementos, han de ser idénticos al original, ya que el objetivo es reflejar una copia totalmente exacta del documento a traducir.

Por el contrario, cualquier profesional de la traducción, puede hacer una traducción simple. No tiene carácter legal, y por lo tanto, no tiene que llevar ni sello, ni firma de la persona que lo traduce, pero igualmente, ha de ser una copia fiel del documento a traducir.

Las embajadas y consulados, suscritos al Convenio de la Haya, como España, exigen legalizar la traducción jurada a nivel internacional, mediante la Apostilla de la Haya, que en nuestro país, expide el Secretario de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma, el Decano del Colegio Notarial o el Ministerio de Justicia.

Esperamos, con este artículo, haber despejado las posibles dudas que pudieras tener al respecto.