¿Qué buscas en un hotel?

¿Qué buscas en un hotel?

La semana pasada nos reunimos unos cuantos amigos para buscar información sobre alojamientos para realizar un viaje a Oviedo. Juega el Real Valladolid un partido de Liga y como las dos aficiones estamos hermanadas, pues siempre es un desplazamiento masivo. El partido se jugará a las 16.00 horas, no es mala hora, pero podía ser mejor. Nos rompe bastante el ritmo del vermú, pero también es cierto que el partido termina pronto y nos da tiempo a ir a pinchar algo y tomar luego algún combinado.

Pues bien, hablando de dónde nos íbamos a alojar, salió el tema de qué se busca cuando vas a un hotel. Y claro, salieron diferentes puntos de vista. Algunos amigos decían que ellos solo buscaban tumbarse y dormir, que el resto les da lo mismo. Que quieren un buen colchón y una almohada que les haga descansar. Otro amigo comentó que como tiene buen dormir, él solo busca que la ducha sea correcta y tenga bañera porque le gusta darse un buen baño relajante. Otro por su lado pedía tranquilidad para dormir bien y sin sobresaltos. Otro pedía tener todas las comodidades. Es decir, Wifi gratis, un buen minibar. El más romántico apostó por unas vistas preciosas. Otro pidió estar bien comunicado con el centro para no tener que coger coche si bebíamos para celebrar el triunfo. Vamos que como los políticos, todos tienen una opinión y no nos poníamos de acuerdo.

Hasta que yo dije, ¿sabéis que hay un hotel que cumple con todo eso que estáis diciendo? Todos se rieron. “No os riais porque hablo en serio”, les dije. Y les comenté que un par de meses atrás por un viaje de negocios tuve que ir a Barcelona y me alojé en el Hotel Mercer Barcelona y cumplía con todas las premisas. Estaba alojado en el barrio Gótico, que es una cosa impresionante. Es céntrico, tiene todo tipo de comodidades como por ejemplo TV Loewe 32 pulgadas, ducha acristalada con efecto lluvia, suelos de roble, mobiliario exclusivo y baño de diseño. Cama King con sábanas de algodón egipcio de 400 hilos.  Ahh y minibar y wifi gratuito. El resultado es una estancia con un ambiente refinado y agradable, para un total confort.

Visita gastronómica

Mis amigos se quedaron impresionados. Había encontrado todos los gustos en un solo hotel. La verdad es que mi estancia allí fue maravillosa. Cuando lo buscamos por Internet y además les enseñé fotos en mi móvil, no lo dudaron. Dentro de unos meses el Real Valladolid tendrá que viajar a Cataluña, y si nos pilla bien, todos iremos a ese hotel. Cuando luego les conté lo bien que se come allí, sobre todo la famosa butifarra, nadie dudó en ir. Bueno sí, solo mi amigo Raúl que es muy del Real Madrid y dice que él no irá a Cataluña. Pues él se lo pierde. Así de claro.

El resto iremos y disfrutaremos de la estancia y de todo el ambiente. Eso sí, antes nos vamos a Oviedo, que nos está esperando la sidra y un buen cachopo.