Especialistas en construcción y reformas

Las reformas o la construcción de ampliaciones o acondicionamientos para algunas zonas siempre suponen una gran implicación, toma de decisiones complicadas y la inversión de un tiempo y un dinero en revestimientos, pintura o toldos que después se disfrutará durante muchos años.

La parte más fácil de la reforma, por pequeña que sea, es imaginarla y darle forma en un papel. Sobre el papel todas las cosas son posibles, pero en ocasiones las circunstancias obligan a modificar los planes originales. Este tipo de circunstancias pueden ser de mil tipos, desde alguna pared maestra que impide la colocación de una nueva puerta, encontrar material demasiado duro, haciendo el agujero para ubicar una piscina suelo de roca que dificulta e trabajo y aumenta las horas del mismo, o incluso el propio calor que impide la buena marcha de los trabajos.

especialistas construccion

Aquellas personas que estén habituadas a las reformas, tanto haciéndolas ellas mismas como solicitando que un profesional se encargue de llevarlas a cabo, también están acostumbradas a la aparición de circunstancias inesperadas y a la toma de decisiones alternativas a la idea original plasmada con lápiz o con tinta. En ocasiones son grandes detalles que trastocan todo el equilibrio creado y en otras circunstancias son pequeños detalles que tienen fácil solución o un planteamiento alternativo e igual de eficaz.

Buena preparación del terreno, técnica y eficaz

En la toma de estas decisiones se pueden distinguir, desde el punto de vista de la persona que contrata la obra, qué profesionales son realmente los que son expertos en la construcción o en las reformas.

Los trabajadores que preparan el terreno son limpios y siguen una serie de actuaciones que responden a la consecución final de la obra; son los buenos especialistas. En este trabajo las apariencias finales son importantes, pero no lo principal. La colocación de una pared y una ventana con el objetivo de cerrar una terraza y protegerla de la intemperie puede ser un buen ejemplo. En este caso, la colocación del muro o de los muros no puede comenzarse sobre el suelo existente, hay que abrir paso rompiendo el suelo para trabar los ladrillos y evitar posibles infiltraciones de agua. Una vez terminado el trabajo, este detalle apenas se podría apreciar si no se es un ojo experto, sin embargo es fundamental en cuanto a la resistencia a los cambios meteorológicos se refiere. El aislamiento, la preparación adecuada del terreno de trabajo y la adecuada colocación son tareas imprescindibles para lograr un trabajo de calidad.

Al contratar a unos pintores en Alicante para que le den una mano de pintura a la casa también se puede averiguar rápidamente si estos profesionales son plenamente conscientes de todas las cosas que podrían manchar con la pintura y, por tanto, proteger adecuadamente, con sábanas o plásticos, todas aquellas zonas o muebles que podrían estropearse si les cayese algo de pintura. Además, este tipo de profesionales debe tener en cuenta que en localizaciones cercanas al mar, la erosión de materiales es mayor, y por tanto se debe optimizar la calidad de los mismos sin escatimar en gastos para una mayor durabilidad.

También es habitual, al disponer de un espacio en el exterior, como un balcón o una terraza en el que relajarse, colocar un toldo para proteger del sol veraniego de Barcelona y la costa mediterránea a todas las personas de la familia y amigos que quieran relajarse un poco.

Otro buen ejemplo es la colocación de pavimentos, por ejemplo, para crear un bonito camino de hormigón impreso que lleve al jardín o que rodee todo el perímetro de la casa. La construcción de este espacio requiere unas tareas de acondicionamiento previo del terreno para garantizar la solidez de la estructura y evitar posibles derrumbamientos, asentamientos o deslizamientos. Sin esta preparación previa, quedaría igual de bonita la obra, pero estaría mal hecha, sería poco perdurable en el tiempo y ocasionaría más de un dolor de cabeza al dueño.

Por estos motivos es imprescindible asegurarse, al contratar una obra, que la forma de trabajo es la adecuada y que se utilizan los materiales acordados al firmar el contrato de la misma.

Deja un comentario