Cuidando de la salud de todos los 365 días del año…

  Cuidando de la salud de todos los 365 días del año…

Mi padre es un hombre mayor que padece, aparte de las enfermedades y afecciones típicas de la edad avanzada, de la enfermedad de Parkinson. Con lo cual, el buen hombre tiene que llevar un tratamiento estricto que tiene que seguir a rajatabla para mejorar los síntomas derivados de la pérdida y muerte neuronal propios a dicha enfermedad. Por ello, cuando vino a visitarnos hace unas semanas a Castellón y que después de haber estado comiendo, charlando y riéndose tan a gusto con nosotros le dio de pronto un mareo, nos asustamos todos mucho y lo primero que se nos ocurrió –antes de llamar al médico o a Urgencias– fue de llevarlo a la Farmacia San Félix 75, una de las pocas farmacias que permanece abierta en Castellón todos los días del año desde las 9.00 de la mañana hasta las 22:00 de la noche.

Varias veces habíamos tenido ya que recurrir a ellos y la verdad es que siempre nos habían atendido de la mejor manera posible y esta vez no lo fueron menos tampoco. Son especialistas, y ello se nota a tres leguas ya que no sólo se limitan a vender medicamentos, sino también a informar y resolver cualquier duda que pueda surgir acerca del uso de cualquier medicamento, así como de las interacciones con medicamentos o alimentos, reacciones adversas e incluso sobre las medidas dietéticas e higiénicas que se deben adoptar mientras la toma. ¡Mejor atención imposible!

Hace 30 años que se dedican a cuidar de la salud de todos durante los 365 días del año y, de hecho, yo recuerdo perfectamente el día en el que mi padre siendo yo un niño pequeño me tuvo que llevar en brazos corriendo hasta allí porque me estaba atragantando con una hoja de lechuga y al verme ponerme azul se asustaron tanto que por ello me llevaron hasta esa farmacia. Allí, me hicieron la maniobra de Heimlich que consiste en efectuar compresiones para intentar sacar el objeto asfixiante y desbloquear de esa manera la salida y entrada de aire, y así consiguieron que escupiera el maldito trozo de lechuga. Y bueno… bien es sabido que las emergencias aparecen cuando menos te lo esperas. Además, cabe destacar que en los servicios propuestos por esta farmacia se encuentran el del control de los niveles de colesterol y triglicéridos, el de la tensión, el de las pruebas de colesterol, algunas fórmulas magistrales y preparados oficinales, la fitoterapia y nutrición, el análisis genético, la homeopatía, la ortopedia, la dermocosmética personalizada, el sistema personalizado de dosificación y mucho más…

El papel del farmacéutico es fundamental…

El papel del farmacéutico es fundamental en una gran mayoría de casos ya que puede aportar una solución e indicación acerca de las carencias informativas de los pacientes y, gracias a ello, contribuir a que se use de manera más racional el medicamento. En la mayoría de los casos, los pacientes que acuden a la farmacia suelen carecer de algún tipo de información sobre sus medicamentos, indicación, posología, así como en la forma de uso o en lo referente a la duración del tratamiento.

Hay que reconocer que en la actualidad, las farmacias permiten tener una relación directa y de confianza entre los profesionales y los pacientes. Además, la proximidad y la relación de confianza entre el farmacéutico de barrio con muchos de sus pacientes y clientes es real y de gran ayuda. El rol del médico y del farmacéutico es sumamente importante y fundamental para que los pacientes puedan acceder a tratamientos que sean de calidad y para todos los bolsillos. Este detalle, si se combina potenciando a la vez el uso de los medicamentos genéricos, puede sin lugar a duda contribuir al ahorro de los costes y a una mejor utilización de los recursos disponibles. Por fin, está y queda demostrado que sin el farmacéutico sería imposible hacer un abordaje integral de los pacientes, ello es particularmente verídico en el caso de los enfermos crónicos.

Asimismo, queda demostrado que sin estos profesionales de la salud, no se podría mejorar la eficiencia del Sistema Nacional de Salud. Por todas estas razones enumeradas anteriormente, yo adonde suelo acudir casi siempre en caso de problema de salud menor es a la farmacia ubicada a proximidad de mi casa y abierta los 365 días del año, la Farmacia San Félix 75 de Castellón, porque aparte de ser unos grandes profesionales de la salud, son agradables, cercanos y empáticos… ¡Eso vale mucho!